Los materiales didácticos actualmente se encuentran en el centro de las propuestas educativas, son diseñados especialmente para favorecer los procesos de enseñanza-aprendizaje y son recursos aliados a la actividad del docente.

La producción de contenidos digitales propios, contribuye a que los docentes desarrollen materiales teniendo en cuenta el contexto de aplicación, las particularidades de su cátedra y destinatarios. Serán desarrollados especialmente para una actividad educativa específica y contextualizada. 

La evaluación educativa es una práctica compleja que se realiza con la intención de actuar sobre una realidad específica. Debe convertirse en una práctica continua que se desarrolle durante todo el proceso de enseñanza y aprendizaje, sirviendo de retroalimentación.